El ejemplo perfecto para demostrar que con lo básico se puede crear un ambiente acogedor, útil y por supuesto que la persona que lo vea se imagine viviendo en esa estancia.